Rompiendo la hora

"Los tambores, fenómeno asombroso, arrollador, cósmico, que roza el inconsciente colectivo, hacen temblar el suelo bajo nuestros pies" 
Uno de los aspectos más conocidos en la filmografía de Buñuel es el uso de los bombos de Calanda como banda sonora en sus obras. La Edad de Oro, Nazarín o Simón del desierto son ejemplos de la impronta que esta fiesta dejó en el cineasta.

Sin duda, los tambores fueron parte de su infancia. Desde el balcón de su casa, en la Plaza mayor de la localidad, tenía vistas formidables de los principales actos de estas fiestas, que son unas de las más queridas por los bajoaragoneses y por los calandinos. Incluso, se dice, que durante el tiempo que esuvo fuera de España, siempre que podía procuraba tocar el tambor coincidiendo con la rompida de la hora.